miércoles, 8 de julio de 2009

putas rusas

Así fue que partimos los dos, en el camino la noté media rara, como acongojada, pero no pregunté y dije nada; cuando terminamos fuimos a almorzar antes de volver, le pregunté que le pasaba que la veía mal, primero no me quiso decir nada, pero después me contó que se había peleado con el novio, que era un boludo, que no tenía carácter, que era un infeliz, y que se yo cuantas cosas más, a lo que yo me reía ya que se había puesto nerviosa y se le pusieron las mejillas coloradas de la bronca y lo que me reía se enojaba más y me dijo:

-Claro vos te reís por que no sos el que lo tiene que aguantar. -No claro que no tengo que aguantar, ¿y para que seguís andando con él si es tan tarado? -Por que? Que se yo, será por que lo amo. -Bueno si es así té lo tenés que aguantar como sea. -Si ya sé, pero es que yo la veo a mi hermana, con vos y es tan distinta la relación, que sé yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada