miércoles, 8 de julio de 2009

putas caseras

Cosa que comprobé que a ella le encantaba.

-Si papi cogeme mi amor, haceme lo que quieras.-

Le volví a empezar a chupar el ojete y se retorcía y me decía:

-Cogeme de vuelta, metémelo ya, ¡hijo de puta! me pedía descontrolada, que me voy a volver loca de caliente, ¿no ves que ya no doy más? -Callate putita le ordené, si el cornudo de tu novio no te rompió el culo yo te lo voy a romper bien roto y hacete la idea que de aquí en más te voy a coger por el culo cuando quiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada