miércoles, 8 de julio de 2009

putas cubanas

Nos fuimos a un hotel y nada más entrar a la habitación nos empezamos a besar, me metía la lengua hasta la coronilla, estaba recaliente, nos desnudamos, ella estaba apurada, pero yo no, así que me extasié mirándola desnuda, era un encanto, encima el hecho de ser la hermana de mi mujer le daba más morbo si cabe.-

-Dani, por favor haceme el amor que no aguanto más. -Espera, pendeja que no es así, que querés, ¿que me suba y te la meta sin más? -No, haceme lo que quieras y como quieras, me dijo Vení mi amor lo primero es lo primero. Y la empecé a besar, a lamerle el lóbulo de la oreja y el cuello, ella temblaba y me decía:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada